Reinventarse: un reto para encontrar los nuevos insigts.

En días recientes leía un comentario publicado por alguno de mis contactos en sus redes sociales, el cual decía: “El concepto de reinventarnos, es en realidad lo más urgente de reinventar”, me pareció una frase muy acertada y a continuación expondré mi argumento.

El reinventarse no siempre debe ser abandonar lo que se venía haciendo y empezar a explorar de manera inmediata caminos que a primera vista se ven más fáciles de recorrer. No es favorable cerrar la puerta y dejar atrás activos tan valiosos como los años de experiencia, la enorme cantidad de conocimiento adquirido y acumulado sobre la actividad, los estratégicos contactos comerciales (que al cambiar de actividad seguramente se conservaran pero no con el mismo potencial) y lo más importante: la credibilidad y reconocimiento de tus clientes en lo que has hecho durante años.

Por lo anterior, es aconsejable que esa acción llamada reinventarse, se lleve en la misma dirección en la que se venía trabajando, eso sí y es quizá lo más importante, hay que reconocer que el escenario ha cambiado y que ya no tenemos la facilidad de hace unos meses para entenderlo o comprenderlo; por lo tanto, es nuestro deber como empresarios analizar el  entorno macroeconómico , identificar sus implicaciones dentro de la dinámica del sector económico donde nos encontramos, actualizarse en los protocolos de sanidad que se han implementado o se irán a implementar para el desarrollo del mismo, las reacciones psicológicas y sociales en nuestro público objetivo generadas por la pandemia; así como los estudios y análisis que las reconocidas organizaciones especializadas en consumo, están realizando sobre los cambios de comportamiento y hábitos de nuestros consumidores. Todo lo anterior nos dará la suficiente información, con la cual podremos diseñar o construir estrategias para afrontar la coyuntura que estamos atravesando, conservando esos valiosos activos.

En estas últimas semanas he recibido muchos anuncios de varios contactos de mi gremio, comunicándome que ante la difícil situación se han “reinventado” hacia otros mercados, casos como el de un productor de eventos que cerró su operación y decidió abrir una pizzería, un representante de artistas que ahora está vendiendo ropa deportiva o la gran tendencia, empresas de actividades económicas totalmente distanciadas de la seguridad industrial y sanitaria, que en este momento se dedicaron a comercializar productos de este sector.

En ninguno de estos casos, o similares, pretendo juzgar la decisión de ese cambio de rumbo en su objetivo comercial, porqué desconozco los motivos adicionales, fuera de los generados por la difícil situación de la pandemia, que les obligó a tomar ese nuevos rumbos; de lo que si estoy seguro, es que en todos estos casos de emprendimiento inician desde cero, o casi desde cero; dado que están ingresando a un mercado nuevo, con poco conocimiento en el mismo o desactualizado en sus procesos, en su cadena de abastecimiento, las tendencias de consumo y los protocolos o reglamentación vigente para su desarrollo.

Así las cosas, aunque este tipo de acción les permita generar un flujo de caja en este momento de crisis, muy seguramente al terminar la difícil etapa, habrán perdido ventaja competitiva frente a quienes se quedaron en el sector y lograron crear o adaptar los productos y servicios a la nuevas necesidades y hábitos de consumo; por lo tanto, si la acción de “reinventarse” está dentro de los objetivos iniciales de la empresa, con seguridad todos esos activos inmateriales de los que hablamos al inicio de este artículo, generarán un valor agregado de mayor cuantía que los generados al cambiar de negocio.

Nada es regla rígida en la vida, por lo que hay casos excepcionales donde la supervivencia o crecimiento de una compañía solo será viable si se cambiaba de actividad comercial, vasta tomar como ejemplo la historia de Samsung. Empresa que en 1938 inicio sus operaciones como comercializadora de verduras y pescados, posteriormente ingreso al negocio de la producción de harinas alimenticias, paso luego a participar en muchos mercados más, hasta convertirse hoy en día, en una de las compañías lideres en tecnología a nivel mundial.

Para finalizar este articulo, quiero compartir con ustedes estos casos de reinvención, que durante este confinamiento me han parecido muy interesantes y con excelentes resultados, en diferentes áreas:

El primer caso es la estrategia de una empresa que siempre ha estado presente en mi vida, Productos Ramo, dueña de reconocidas marcas de alimentos en Colombia, quienes rebautizaron algunos de sus más icónicos productos con palabras que transmiten apoyo y ánimo a los colombianos,  aunque desconozco el resultado que esta estrategia en las ventas, el resultado como tendencia en las redes sociales y medios de comunicación ha sido enorme, posicionando aún más la marca en el corazón de todos los colombianos. Entre los medios que generaron notas sobre esta acción en sus portales o emisiones están: El TiempoBlu RadioCanal Uno.

El segundo caso es de la empresa antioqueña de vestidos de baño Maaji, quienes conociendo su mercado y analizando que sus productos por el momento no iban a tener el mismo nivel de ventas, tomaron la decisión de iniciar el diseño, producción y comercialización de tapabocas que cumplieran todas las normas de bioseguridad, pero conservando su identidad de marca, lo cual ha logrado capturar el interés de sus consumidoras. A esta decisión, se le sumo una campaña de compromiso social, con la que por cada tapaboca vendido, la marca entrega totalmente gratis a un profesional de la salud un tapabocas.

El tercer caso esta generado en el medio artístico, un cantante argentino llamado Cae, al inicio de la pandemia decidió grabar un ensayo desde su estudio, posteriormente lo compartió en sus redes sociales recibiendo una gran aceptación del publico, a un nivel que ni el mismo lo esperaba y despertó el interés de una marca de tarjetas de crédito que contrato una sesión exclusiva para sus tarjeta habientes, luego de esto el cantante no ha parado de recibir contratos para participar en diferentes formatos de fiestas virtuales.

El ultimo caso de transformación que comparto, es una estrategia de esas que me parecen muy bonitas, por la esencia humana y sincera de cómo se creó y se comunicó, es la apuesta de la cadena de tiendas populares ONLY radicada en la ciudad de Bogotá, empresa que acompaña a los habitantes de esta ciudad hace más de 60 años , ofreciendo prendas de vestir para toda la familia de gran calidad y bajo precio. Ellos, al inicio de la pandemia, decidieron apoyar a sus colaboradores y seguir pagando sus salarios, aún cuando tenían las tiendas cerradas. Ante la falta de herramientas digitales que tienen, decidieron iniciar las ventas a distancia usando para esto la aplicación WhatsApp, su servicio inicialmente solo esta habilitado en las zonas cercanas a sus puntos de venta, ya que las entregas de estos pedidos la realizan sus propios colaboradores,  que van caminando desde la tienda hasta la casa del comprador. La respuesta del publico en redes sociales fue más que sorprendente, rápidamente se convirtió en tendencia, a tal punto que fue tema obligatorio de comentar en varias publicaciones de los principales medios de comunicación del país, como la revista Semana, periódico PublimetroCaracol Radio entre otros muchos más; convirtiéndose en una campaña de free press de gran impacto, sin que su objetivo inicial fuera encaminado a esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *