Los volantes que publicitaban volantes.

La mejor idea de efectividad publicitaria que he visto nunca, se ganó un Effie ni nada parecido, de hecho quien la hizo ni sabe qué es ese premio, ni le importa. Mucho más allá de la vanidad y el glamour de la industria publicitaria, hay grandes ideas cuyo propósito no es la vanidad de un premio, sino resolver asuntos vitales, como seguir vivos. Esta es la historia:
Un gran amigo mío tenía una agencia de publicidad en una ciudad intermedia, hacía cosas para la alcaldía, para una que otra secretaría de gobierno y por qué no para una que otra empresa de la región o de algún político, entre esos trabajos estuvo la campaña con la hace un tiempo gano un alcalde. Todo a riesgo, porque en las ciudades intermedias el mundo funciona a otro nivel, a otro ritmo y a otros precios.
La familia de mi amigo siempre ha estado en el negocio litográfico, así un día heredó de su hermano mayor una máquina que imprimía cualquier cosa, especialmente tarjetas de presentación y volantes, eso era lo que movía el negocio. Así, tuvo la gran idea: PROMOCIONAR VOLANTES, POR MEDIO DE VOLANTES!
Se inventó este diseño. Básico, sencillo, que además hablaba de la familia. Sólo para que sonara algo raro, bautizó su idea como Duo Print .
DuoPrint, no era nada más ni nada menos que venderle a sus clientes solo una cara de los volantes (el tiro, le llaman los entendidos), porque el reverso (el retiro) llevaba esta imagen.

Esto no sólo le permitía venderlos muy baratos, sino que además se “autopublicitaba” con el mismo producto que estaba ofreciendo y a través del mismo medio -Una genialidad-. Así, se ahorraba la distribución, pues este costo lo estaban pagando quienes los compraban.
Muchos años después, cuando le pregunté a mi amigo por este tema para pedirle la imagen que ven aquí, me contó: “la verdad es que vendimos millones de esos volantes”. Yo recuerdo que en aquellos tiempos, un volante tirado en el piso de las calles de mi ciudad, tenía un 50% de posibilidad de llevar esta imagen.
A veces para encontrar una gran idea, solo hay que darle vuelta a la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *